mujer estresada

Cuando llegué al GLV ya estaba separada de mi esposo, yo no vivo con él desde hace tres años, teníamos problemas por una infidelidad que  ocurrió hace como 7 años y yo todavía se lo estaba guardando, pensaba: porque si yo no me lo merecía,  en mi codependencia yo quería controlarlo  y lo criticaba, lo señalaba, lo humillaba también, entonces eso cansa al final de cuentas. Estaba mal conmigo misma porque me odiaba, me despreciaba, me criticaba a mí misma y permití muchas cosas, todo lo que paso yo lo vi venir y no hice nada  al contrario por dentro yo decía que se vaya, que haga lo que quiera  y la verdad es que si me dolió muchísimo y a través de ese dolor me di cuenta de que lo amaba y que no esperaba eso de él.

En ese  momento que me llevaron al grupo hace un año estaba queriendo volver con él y no sabía  que  hacer, pensaba si lo quiero pero no me conviene etc. Mis hijos no estaban conmigo estaban con él y sentía la necesidad de tenerlos más cerca, además yo me sentía  desobligada con ellos porque yo los deje. También tenía problemas económicos porque  estaba pagando renta  y no me alcanzaba mucho el dinero y pensaba si me  traigo a mis hijos ¿qué les voy a dar?  Si apenas puedo conmigo.

Empecé a trabajar en un proyecto en el que había mucha presión  muchos compromisos y yo sentía que no salía, comencé a estresarme por todo eso y una mañana cualquiera de la nada sentí que se me irrito mucho el ojo izquierdo, no lo podía cerrar y se me estaba yendo la boca de lado cuando sonreía, entonces fui con el acupunturista.

«La psicóloga  me dijo: tienes tres opciones te vas al psiquiátrico a tratar con medicamentos y rehabilitación o te vas con un psicólogo o te vas a una  experiencia espiritual«

Enseguida de que tuve estos síntomas de parálisis facial  fui con un  acupunturista y el vio que  no cedía y que  al contrario estaba empeorando, me dijo: esto es emocional te tienes que  ir a tratar con un psicólogo y así lo hice. La psicóloga  me dijo: tienes tres opciones te vas al psiquiátrico a tratar con medicamentos y rehabilitación o te vas con un psicólogo yo te puedo atender, no sé cuánto dure, no sé en cuento tiempo salgas pero bueno vamos a tratar de trabajarlo poco a poco o  te vas a una  experiencia espiritual  en donde   vas a poder sacar de un tajo un montón de broncas que traes , yo así como  te veo necesitas hacerlo, y yo dije  pues sí,  lo que necesite hacer lo hago con tal de no quedarme así torcida de la cara  entonces fue a la hacienda a hacer mi 4to y 5to paso y  en esa misma semana rescindo mi parálisis ya no la tenía

Cuando terminé mi ejercicio en Luz de Vida me sentía con mucha paz, mucha tranquilidad, fue increíble, me enfrente conmigo misma  me vi a mi misma tal y como yo creo que fui creada y con eso sentí mucha paz, mucho amor y sobre todo  amor propio, amor a mí misma ,que era algo que no  tenía, empecé a preocuparme más por mí, por  mi salud,  por mis cosas por lo que yo podía hacer y lo que no pudiera hacer por mí lo solté  y en ese momento  me sentí bien feliz y bien tranquila.

Después de ir a la Hacienda fue un cambio total, me di cuenta de que yo tenía la capacidad de decidir  las cosas,  que se podían arreglar  y además que yo tenía el poder de hacerlo  y  las cosas materiales por las  que yo me estaba preocupando se resolvieron en un dos por tres  en la misma semana, se arregló todo, ya después ni me acordaba porqué que me estaba preocupando.

En cuanto a mi parálisis facial empezó a ceder, yo todavía me fui de la Hacienda el domingo con una leve inclinación de lado izquierdo pero tenía consulta el miércoles siguiente entonces fui al hospital  y la doctora me dice no tienes nada yo sentía un  cambio pero no sabía que tanto había ya aliviado mis síntomas, ahora yo me voy al espejo y no tengo nada y así me vio la doctora en rehabilitación dice ya residió, si acaso tienes un grado así de nada pero realmente no  se te nota nada, te vamos a hacer otros estudios y vas a regresar si todo está bien  te damos de alta y efectivamente me dieron de alta.

«Ahora soy parte de GLV y eso  me mantiene sobria»

Ahora soy parte de GLV y eso  me mantiene sobria en el sentido de que  no vuelvo a exagerar no vuelvo a criticar  y cuando lo vuelvo a hacer , cuando empiezo a caer en conductas que me transforman en otra persona pienso que para algo estoy recuperándome, para algo estoy yendo a este grupo, estoy aprendiendo de mis compañeros  y de los guías que están aquí, estoy aprendiendo que la vida puede ser como uno quiera y que en esencia tienes bondad,  todos los seres humanos con los que convives  independientemente de su historia y de que todos  cometemos errores,  en esencia todos somos buenos.

felicidad

Hay personas a quienes invito a vivir esta experiencia y me dicen: déjame yo no voy a cambiar,  yo soy así y a mi no me vas a hacer cambiar y yo no te quiero hacer cambiar tu  vas a decidir si lo haces o no, solo te invito a que te des una oportunidad para ver las cosas desde otro punto de vista para mirar desde dentro de ti mismo  y para ver  como eres en realidad.

comentarios

comentarios

Call Now Button